Porqué.

—¿Qué te parece si me abro un tercer blog?
—¿Tienes dos?


Sí, tengo dos blogs:


Si lo piensas al revés la única forma de abrirse un tercer blog es tener dos antes. Pero esto, aunque poco, tiene algún sentido. No, práctico no, pero lo tiene. Todo empezó en una actividad de la UNED-Intecca, una conferencia sobre: “El canon literario: una experiencia a través de un blog”. La conferencia tomaba como ejemplo el blog del profesor, (un blog en condiciones, no lo que pienso cometer yo), que es este: http://jaumeleitor.blogspot.com.es.


En 2017 mi propósito como lector, esas cosas que decimos a principio de año y luego no cumplimos porque total, para qué, era RELEER. Volver a los libros que me han conformado, a las novelas que más me han gustado durante los cuarenta años que llevo leyendo: Fiesta, Pregúntale al polvo, El barón rampante, La insoportable levedad del ser o, quizás, la más grande obra que yo haya leído: Guerra y paz. Releer al menos un libro al mes de esos que uno siempre cita y que fueron claves hace tantos años. Volver, al releerlos, a visitar la vida que fuimos, el lector que era cuando era otro. Ya, ya sé que los propósitos de año nuevo son para no cumplirlos. Pero.


Y, finalmente, una conversación en redes: hablando con un par de ávidos lectores en facebook coincidimos en que las redes son la mejor fuente posible de recomendaciones. En mi fb, en mi tw, hay grandísimas lectoras, gente, además, que sabes qué gusto tienen y desde dónde dicen que un libro es magnífico. Lo resumió Javi Viadero: “desde que tengo facebook no leo un libro malo”. Yo sí, pero es que me meto a veces en unos líos tremendos. Pero no os preocupéis, aquí sólo voy a hablar de los que me gusten. (Quizás alguna vez... bah, no creo).

Y tal vez, con el tiempo, vaya escribiendo “El canon del librero checo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada